ÚLTIMAS ENTRADAS

ÚLTIMAS ENTRADAS

viernes, 24 de febrero de 2017

Sobre el divorcio...

Evangelio  de Nuestro Señor Jesucristo según San Marcos 10,1-12.



Jesús fue a la región de Judea y al otro lado del Jordán. Se reunió nuevamente la multitud alrededor de él y, como de costumbre, les estuvo enseñando una vez más.

Se acercaron algunos fariseos y, para ponerlo a prueba, le plantearon esta cuestión: "¿Es lícito al hombre divorciarse de su mujer?".

Él les respondió: "¿Qué es lo que Moisés les ha ordenado?".
Ellos dijeron: "Moisés permitió redactar una declaración de divorcio y separarse de ella".
Entonces Jesús les respondió: "Si Moisés les dio esta prescripción fue debido a la dureza del corazón de ustedes.

Pero desde el principio de la creación, Dios los hizo varón y mujer.
Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre,
y los dos no serán sino una sola carne. De manera que ya no son dos, sino una sola carne.
Que el hombre no separe lo que Dios ha unido".

Cuando regresaron a la casa, los discípulos le volvieron a preguntar sobre esto.

Él les dijo: "El que se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra aquella; y si una mujer se divorcia de su marido y se casa con otro, también comete adulterio". 

Palabra del Señor


1) Lo ponen a prueba: los fariseos lo quieren poner a prueba a Jesús.  Hoy también tienes personas que te ponen a prueba. Un cura anciano siempre me decía que cuando hay pruebas es porque vas en lo correcto. La vida te va poniendo pruebas pero es para que sigas adelante. Así como de un examen depende que un alumno pase de curso, así en la vida hay pruebas para avanzar en el camino a la felicidad. Fíjate que pruebas tienes ahora y por donde vas.

2) Dureza de corazón: me pongo a pensar en cuantas heridas matrimoniales hay alrededor nuestro, personas que su matrimonio en vez de ser un camino al cielo se hizo el mismo infierno. Sé que la vida matrimonial es difícil, cuesta ponerse de acuerdo, cuesta caminar juntos hacia una misma dirección pero cuando el corazón se endurece y no se abre al perdón, al diálogo y la sinceridad todo termina enviciándose. El adulterar es carencia, son faltas, es buscar fuera de lo que no hay dentro. No dejes adulterar tu corazón y tampoco no atentes contra otro corazón. Busca amar sin condición y formar tu amor.

3) Valor: LA CRUZ, hoy la propuesta que te tengo es que mires aunque sea un cachito la cruz, la que tenes en tu cuello, o en tu pulsera o en tu bolsillo, en donde sea. La tarea es que solo mires una cruz, tampoco te pongo el tiempo, eso decidelo tu; pero no termines este día sin ver una cruz.


P. Luis Antonio Zazano

jueves, 23 de febrero de 2017

COSECHAS LO QUE SIEMBRAS


La palabra de DIOS afirma:

El que siembra escasamente, cosecha poco.
El que siembra generosamente,
Cosecha abundancia.
                                     2 Cor 9,6

Depende cuánto y cómo damos, es la medida de lo que recibimos. El banco de la vida es justo y nos devuelve lo mismo que antes depositamos.

Además, San Pablo nos advierte, basado en su propia experiencia:

Lo que uno siembre, eso cosechará.
Quien siembra en la carne,
Cosecha corrupción.

Pero el que siembra en el espíritu,
Cosecha vida eterna:

                                   Gal 6, 7-8


Cada uno cosecha y recibe lo que ha sembrado y dado.

Si anhelas más amor en el mundo, siembra amor a tu alrededor. Pero si deseas poco amor, da poco.
Si esperas felicidad, da felicidad a quienes te rodean.

Si quieres sonrisas y bendiciones, sonríe y bendice.
Si te gusta cosechar desprecios, desprecia,

Si deseas bienes materiales, compártelos.
Si buscas amigos, hazlos.

Si prefieres soledad, enciérrate en ti mismo.
Si necesitas que te escuchen, escucha a los demás.

Si quieres una mejor familia, atiéndela.

Si hasta el día de hoy has estado cosechando soledad, enfermedades, tristezas, traiciones, no culpes a los otros. Mejor revisa tu morral para identificar las semillas que has estado sembrando, y cambia las semillas si es necesario, para que pronto, muy pronto puedas cosechar frutos abundantes y permanentes  (Jn 16, 8-16)


Señor, percibo que hoy estoy cosechando lo que anteriormente he sembrado.
Cuando sembré poco, coseché escaso, pero cuando sembré mucho recogí  en abundancia: Mucho amor o resentimiento, poca alegría o paciencia. Mucha esperanza o confianza, poca salud y amistad. Cada vez que sembré vientos, coseché tempestades. Cuando sembré paz, me regresó con altos intereses. Si espigo corrupción y muerte, es porque antes invertí en la carne. Pero cuando sembré en el espíritu, he constatado frutos de vida eterna.
Por otro lado Señor, yo soy el campo. Siembra tu palabra que es espíritu y vida, viva y eficaz, para que de fruto al ciento por uno.

Que el eco del ESPIRITÚ SANTO, que sopla como quiere, multiplique con creces la vida en abundancia que tú siembras en mi corazón.

Radicalidad ante el pecado...

Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Marcos 9,41-50


Jesús dijo a sus discípulos:
«Les aseguro que no quedará sin recompensa el que les dé de beber un vaso de agua por el hecho de que ustedes pertenecen a Cristo.

Si alguien llegara a escandalizar a uno de estos pequeños que tienen fe, sería preferible para él que le ataran al cuello una piedra de moler y lo arrojaran al mar.
Si tu mano es para ti ocasión de pecado, córtala, porque más te vale entrar en la Vida manco, que ir con tus dos manos a la Gehena, al fuego inextinguible.

Y si tu pie es para ti ocasión de pecado, córtalo, porque más te vale entrar lisiado en la Vida, que ser arrojado con tus dos pies a la Gehena.

Y si tu ojo es para ti ocasión de pecado, arráncalo, porque más te vale entrar con un solo ojo en el Reino de Dios, que ser arrojado con tus dos ojos a la Gehena, donde el gusano no muere y el fuego no se apaga.

Porque cada uno será salado por el fuego.


La sal es una cosa excelente, pero si se vuelve insípida, ¿con qué la volverán a salar? Que haya sal en ustedes mismos y vivan en paz unos con otros».

Palabra del Señor
Gloria a Ti, Señor Jesús.




Un cristiano debe ser una persona de profunda coherencia, seguir a Jesús tiene una radicalidad tal, que exige compromisos contundentes de vida. El seguimiento de Jesús se refleja en la conducta personal del creyente y en la experiencia comunitaria. Un cristiano esta llamado a ser alternativa en la Iglesia y fermento para el mundo, si no es así no es digno para la vida. Ser cristianos de verdad, no es tan fácil, hay que ser radicales en seguir a Jesús. Si hemos cometido alguna falta o algún error, es momento de  que nos corrijamos y sigamos adelante, siguiendo a nuestro Señor con todo el corazón, nada de medias tintas.